Un padre y tres hijos

En el departamento de Intibucá, ubicado en la región occidental de Honduras, se ha producido un trágico y condenable suceso en el cual un hombre y sus tres hijos, de edades 9, 11 y 19 años, fueron víctimas de un homicidio y posteriormente sus cuerpos fueron incinerados. El sombrío incidente ocurrió el día viernes, y tanto las autoridades policiales como los familiares han confirmado el doloroso episodio.

De acuerdo con el reporte inicial proporcionado por las entidades hondureñas encargadas de la seguridad, el lamentable suceso tuvo lugar en el municipio de Yamaranguila, en el departamento de Intibucá. Gilberto Bautista, un ciudadano hondureño, junto a sus tres hijos, se encontraban recolectando madera de ocote en las cercanías de su residencia, específicamente en la aldea Oloas.

Las identidades de los otros tres jóvenes que perdieron la vida en esta trágica jornada son Eduardo Josué, de 19 años; Allan Fernando, de 11 años; y Erlin Santiago Bautista, de 9 años. El atroz ataque, que resultó en el fallecimiento de estas víctimas, se habría perpetrado aparentemente por un individuo identificado como Selvin Sánchez. Luego de cometer el acto homicida, el perpetrador habría procedido a prender fuego a los cuerpos.

María Gómez, esposa de Gilberto Bautista y madre de los jóvenes fallecidos, ha compartido su angustiante testimonio sobre el trágico suceso. Según relata, la familia se encontraba en plena actividad de recolección de madera de ocote con el propósito de venderla cuando se desencadenó el fatídico incidente. De acuerdo con su narración, un individuo desconocido los atacó con el uso de un arma de fuego y posteriormente incendió sus cuerpos.

La esposa de la víctima ha señalado como responsable de este horrendo acto a una tía de Gilberto Bautista, cuya identidad aún no ha sido revelada. Gómez ha indicado que la disputa que desencadenó esta tragedia estaba relacionada con un conflicto de tierras. Este caso lamentable pone en relieve la grave problemática de violencia que enfrenta Honduras, un país que registra índices alarmantes de homicidios y conflictos, situándolo como uno de los más peligrosos a nivel mundial, a pesar de no encontrarse en un contexto de guerra. Según estadísticas oficiales, se reportan en promedio entre diez y quince asesinatos diarios en la nación.

Subir