“Siento que algo va a pasar”: Los inquietantes mensajes que tres mujeres enviaron antes de ser asesinadas

Nueva información revela las horas finales de las tres jóvenes ecuatorianas que fueron degolladas y torturadas luego de que salieran de sus casas rumbo a la playa. Los agentes policiales que investigan el caso ya tienen en la mira a sospechosos y han logrado definir una línea de tiempo. Ahora, se han revelado los mensajes de texto que dos de las mujeres enviaron a sus familiares la fatal noche.

Según publicó Vistazo de Ecuador, con base en los testimonios de dos parientes de las mujeres, el martes 4 de abril, a las 09h00, un auto negro recogió a Denisse Reyna, de 19 años, de su casa. A la joven la habrían invitado a una playa en Esmeraldas, pero como aún no estaba segura de ir, les dijo a sus familiares que se iba a desayunar.

El domingo, 9 de abril, las jóvenes fueron enterradas. (Ecuavisa)El domingo, 9 de abril, las jóvenes fueron enterradas. (Ecuavisa)

Por la noche, recogieron a Yuliana Macías, de 21 años. Infobae conversó con la tía de Yuliana, Paulina Rueda, que contó que su sobrina vivía con su abuelita y que les avisó que se encontraría con una amiga. Es por ello que cuando se reportó la desaparición y luego los familiares se reunieron para reconocer los cuerpos, Rueda se enteró del viaje a la playa.

Aquella noche del 4 de abril todo parecía normal. Yuliana incluso cargó una historia en su estado de WhatsApp. En esa publicación, que sería la última, aparecían las tres jóvenes cantando dentro del auto.

Unas horas antes de su desaparición tanto Denisse como Nayeli enviaron mensajes a sus allegados, algo marchaba mal. Denisse estaba en contacto con una de sus amigas y le dijo “siento que algo va a pasar y si algo me pasa recuerda que te amo mucho”, según relató Vistazo.

El crimen enlutó a la ciudad natal de las jóvenes. (Cortesía de Paulina Rueda)El crimen enlutó a la ciudad natal de las jóvenes. (Cortesía de Paulina Rueda)

Por su parte, a las 23h10 de ese 4 de abril, Nayeli le envió su ubicación en tiempo real a su hermana: “Solo te envío por si acaso”, le escribió. La localización se detuvo en una zona cercana al río donde las jóvenes fueron enterradas.

Nayeli Tapia, de 22 años, residía en Quito aunque creció en Santo Domingo de los Tsáchilas. Se dedicaba al modelaje y era madre de una niña de cuatro años. En cambio, Yuliana Macías, de 21 años, estudiaba canto y se presentaba de forma independiente. Había formado parte de un grupo musical conocido como Las Diablitas. Además, se había graduado de una tecnología en Transporte y se preparaba para estudiar psicología, según contó su tía. La menor era Denisse Reyna, de 19 años. Reyna estudiaba el tercer semestre de la carrera de Agropecuaria de la Universidad Técnica Estatal de Quevedo.

Las tres tenían sueños. Nayeli quería viajar a España junto con su hermana para buscar un mejor futuro. Denisse quería terminar su carrera y emprender en un negocio, tal vez una veterinaria. Mientras que Yuliana quería ser una cantante reconocida y representar a su ciudad y país.

Yuliana Macías, Denisse Reyna y Nayeli Tapia fueron degolladas y torturadas. (Vistazo)Yuliana Macías, Denisse Reyna y Nayeli Tapia fueron degolladas y torturadas. (Vistazo)

Paulina Rueda, que ha sido la familiar que en medio de amenazas ha decidido hablar con los medios de comunicación, aseguró que su sobrina Yuliana era carismáticaalegre, que le gustaba estudiar y que sus logros académicos tanto en primaria y secundaria, donde destacó como la mejor alumna de su promoción, eran la alegría de su familia. Rueda era muy cercana a Yuliana y la apoyaba para que empiece formalmente su carrera artística.

También en conversación con Infobae, uno de lo amigos de Yuliana, que prefirió mantener su nombre en reserva, contó que la conoció durante la última campaña electoral de Ecuador. Por cuatro meses, ambos trabajaron en las actividades promocionales de la candidata a prefecta de Santo Domingo, Yadira Bayas. Según la información obtenida por este medio, Yuliana cantaba en los eventos de la campaña de la política Bayas. Sin embargo, aunque su fatal asesinato ha conmocionado a Ecuador, Bayas no ha expresado –al menos públicamente– su pésame por la pérdida de una de las jóvenes que formó parte de su equipo.

Conversar con los familiares de las jóvenes es una tarea difícil, pues el miedo los embarga. Rueda contó a Infobae que recibió una amenaza para que desista de conocer la verdad de lo que sucedió con su sobrina y sus amigas. Durante el velorio de Yuliana, un hombre cubierto con una gorra y tapabocas, se acercó a Rueda y le dijo: “Deja de hurgar, recuerda que tú tienes hijas”. Antes de poder reaccionar, el hombre se mezcló entre los asistentes y desapareció.

Los cuerpos de las jóvenes fueron enterrados a las orillas del río Esmeraldas. (Twitter/ Edison Mendoza)Los cuerpos de las jóvenes fueron enterrados a las orillas del río Esmeraldas. (Twitter/ Edison Mendoza)

Según dijo a Infobae el coronel Julio Vásquez, comandante de la zona de Esmeraldas, un caso como este, que implica tanta crueldad con las víctimas, es sorpresivo especialmente cuando se trata de “tres jóvenes que no están vinculadas a temas extraños”.

Además, Vásquez contó que el crimen se habría producido en un área alejada de la ciudad: “Aparentemente fue en el despoblado, en la zona rural, (allá) no tenemos acceso a cámaras, no tenemos acceso a personas que hayan presenciado el hecho”, aseguró. Sin embargo, no descartó que puedan existir testigos que prefieren no hablar para proteger su seguridad: “Si los vieron, esta gente por temor está callada”, dijo.

Los familiares exigen justicia, quieren conocer la verdad aunque el miedo ronda alrededor del crimen que apagó la vida de tres jóvenes alegres, con proyectos y amadas por sus familias y amigos. Frente a las amenazas, la Policía ha anunciado que realizan el acompañamiento a las familias y que la Fiscalía podría incluirlos en el programa de víctimas y testigos protegidos.

Subir