Se lo robaron de bebe

Hace 42 años, los trabajadores de un hospital tomaron al hijo de María Angélica González de sus brazos inmediatamente después de que nació y más tarde le dijeron que había muerto. Ahora se reunió con él en persona en su casa de Valdivia, Chile.

"Te amo mucho", le dijo Jimmy Lippert Thyden a su madre biológica mientras se abrazaban entre lágrimas.

"Me dejó sin aliento... Me sentí asfixiado por la enormidad de este momento", dijo Thyden a The Associated Press en una videollamada después de la reunión. "¿Cómo abrazas a alguien de una manera que compense 42 años de abrazos?"

Su viaje para encontrar a la familia biológica que nunca conoció comenzó en abril después de leer noticias sobre adoptados nacidos en Chile que se habían reunido con sus parientes biológicos con la ayuda de Nos Buscamos, una organización chilena sin ánimo de lucro.

La organización descubrió que Thyden había nacido prematuramente en un hospital de Santiago, la capital de Chile, y fue puesto en una incubadora. A González le dijeron que dejara el hospital, y cuando regresó por su bebé, le dijeron que había muerto y que ya se habían hecho cargo de su cuerpo, según el expediente del caso, que Thyden resumió a la AP.

"Los trámites que tengo para mi adopción dicen que no tengo familiares vivos. Y en los últimos meses me enteré de que tengo una mamá y cuatro hermanos y una hermana", dijo Thyden en la entrevista desde Ashburn, Virginia, donde trabaja como abogado defensor penal representando a "personas que se parecen a mí" que no pueden pagar un abogado.

Dijo que el suyo era un caso de "adopción falsificada".

Nos Buscamos calcula que decenas de miles de bebés fueron arrebatados a familias chilenas en las décadas de 1970 y 1980, con base en un informe de la Policía de Investigaciones de Chile que revisó los pasaportes en papel de niños chilenos que abandonaron el país y nunca regresaron.

"La historia real fue que estos niños fueron robados a familias pobres, mujeres pobres que no lo supieron. No sabían cómo defenderse", comentó Constanza del Río, fundadora y directora de Nos Buscamos.

La trata de niños coincidió con muchas otras violaciones a derechos humanos que tuvieron lugar durante los 17 años de régimen del general Augusto Pinochet, quien el 11 de septiembre de 1973 encabezó un golpe de Estado en Chile para derrocar al presidente Salvador Allende. Durante la dictadura, al menos 3.095 personas fueron asesinadas, según cifras del gobierno, y decenas de miles más fueron torturadas o encarceladas por motivos políticos.

En los últimos nueve años, Nos Buscamos ha coordinado más de 450 reuniones entre adoptados y sus familias biológicas, dijo Del Río.

Otras organizaciones sin fines de lucro hacen un trabajo similar, incluidas Hijos y Madres del Silencio, en Chile, y Connecting Roots (Conectando Raíces), en Estados Unidos.

Nos Buscamos se ha asociado durante dos años con la plataforma de genealogía MyHeritage, que proporciona kits gratuitos de pruebas caseras de ADN para distribuirlos a adoptados chilenos y presuntas víctimas de trata de niños en Chile.

Subir