Este perro le cambio la vida a este Vagabundo

ora es un adorable perrito husky al que le encanta hacer amigos nuevos, esto sin importar quien sea, ya que formó una linda amistad con un hombre sin hogar llamado Bruno. Éste y su dueño Colzouti, se han encargado de que la vida del pobre indigente no sea tan solitaria, y hacen cualquier cosa para que no se sienta solo ni abandonado.

Todos y cada uno de los días, el esponjoso y amigable cachorro trae alegría a la vida de su orgulloso dueño, pero el gran corazón y el espíritu amoroso que tiene no solamente están dirigidos hacia él, sino a Bruno, quien aparentemente es su mejor amigo.

Perro husky con dueño forma una linda amistad con un hombre sin hogar

Un día, mientras paseaba cerca de su casa en París, Sora hizo un nuevo amigo: Bruno, un hombre sin hogar que vive en las calles. Ese encuentro casual cambió el corazón de Colzouti y, en última instancia, las circunstancias del indigente también.

"Sora se detuvo en seco frente a un joven sentado frente a su tienda", escribió Colzouti en sus redes. "Sus ojos se encuentran y Sora salta hacia adelante para ir a verlo. Reflexivamente, y lleno de ideas preconcebidas, la detuve inmediatamente", continuaba el escrito.

"Reconozco al hombre y decidí irme, pero Sora se niega a moverse. Mira a Bruno. Le devuelvo la llamada, pero se niega a ceder", dio a conocer Colzouti. Asimismo, dijo que decidió atarle la correa al perrito y alejarlo un poco, pero fue en ese momento en que el husky amistoso lo mira con ojos que solo un perro puede dar, y Bruno mostró una gran sonrisa.

Esto sólo era el principio; Colzouti se conmovió al ver la calidez de Sora hacia un hombre con mala suerte, pero también ayudó a tender un puente de empatía en su propio corazón. "En ese momento me di cuenta de dos cosas: que mi perro y un extraño tenían todo para enseñarme sobre amar a tu prójimo", dijo. "Y que haré lo que sea necesario para agradecer a este extraño que me enseñó esta valiosa lección", añadió.

A partir de ahí, las visitas se convirtieron en algo cotidiano, ya que además de las dosis diarias de amor por parte de Sora, Colzouti le ofreció comida, ropa, y algo de ayuda a ese hombre para que vuelva a encarrilar su vida. Lo mejor de todo es que los esfuerzos dieron sus frutos. Desde que esa historia salió a la luz, las cosas sólo han mejorado para Bruno.

"Bruno cambió su vida. Ya no vive en la calle", dijo Colzouti al medio The Dodo. "Esta historia le ha ayudado mucho a salir de las calles", añadió orgulloso. Todo esto comenzó con el gran corazón de Sora, quien junto a su dueño, ya no ven a aquel indigente cuando salen a caminar a diario, pero no han perdido el contacto.

Hoy en día, Sora, Colzouti y Bruno se reúnen cada semana para una cita de juegos. Sin duda alguna, el amor de un perro puede cambiar la vida de alguien, y en este caso, lo fue. "Su conexión es conmovedora y muy sincera", dijo el dueño del husky. "Él tiene un loco amor por los seres humanos. Y lo demuestra en cuanto le damos la oportunidad", concluyó.

Subir